Mar. Abr 7th, 2020

Especial: “Rufus”, el perro que dejó huella en Amazon e inspiró a que hoy más de 6 mil canes “trabajen” ahí

En 1996, cuando la gigantesca Amazon se componía únicamente por 20 empleados que trabajaban en un antiguo almacén de suministros para conserjes, “Rufus”, un pequeño y regordete corgi galés, paseaba por los escritorios, hacía reír a los trabajadores e incluso “navegaba” por la página de la compañía.

Todo comenzó cuando sus padres, Susan y Eric Benson, le preguntaron a Jeff Bezos si podían llevar a su perro al trabajo, desde entonces, el perro se convirtió en el primer miembro canino de Amazon pues además de firmar contrato, se le otorgó una placa -similar a las credenciales de empleados- que lo etiquetaba como miembro azul de la compañía.

Cuando la empresa -que hoy es una de las empresas más importantes del mundo- creció, los trabajadores comenzaron a llevar a sus perros al trabajo, por lo que a partir de 1998, cuando Amazon se instaló en el edificio Pac Med de Beacon Hill la compañía arregló como parte del arrendamiento que se permitía el acceso a perros.

Aunque “Rufus” falleció en 2009, su legado ha sido imprescindible para la gigante de las ventas por internet, pues no sólo le debe su notable cultura pet friendly, sino que su presencia todavía se siente en la sede de Seattle donde un edificio lleva su nombre y, en los pasillos, fotos honran su memoria.

Actualmente, al menos seis mil perros “trabajan” en Amazon, en donde hay comida, golosinas y todo un piso dedicado a la comodidad y diversión de los canes, además ellos pueden andar por todo el edificio, conviviendo con todo el mundo.

Con estas acciones, dicha compañía -valuada en más de 400 millones de dólares- se consolida por su cultura de trabajo dog-friendly, siendo una de las precursoras.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.