Mar. Jul 7th, 2020
dinero, compras, deudas,

¡Cuidado con casas de empeño! Ante deudas que genera la temporada decembrina

Terminan las fiestas decembrinas y muchas personas quedan endeudadas por lo cual a principios de enero de cada año se incrementa la demanda de los servicios en las casas de empeño en todo el país, con lo cual es muy fácil caer en abusos de este tipo de instituciones prendarias.

Derivado de estos gastos,  muchas personas adquirieron deudas y tienen en mente empeñar algunas cosas para salir del bache,  pero deben tomar en cuenta que aunque parezca la alternativa más rápida para financiarte, esto puede salir más caro de lo que imaginan

Si bien estas instituciones son una opción para obtener un crédito rápido, pueden representar un financiamiento muy costoso. La Asociación Nacional de Casas de Empeño, señala que las tasas de interés anual pueden llegar a 372%.

Las excesivas ganancias que generan estas instituciones han ocasionado una proliferación importante de las mismas, las cuales en algunas ocasiones, operan sin ningún tipo de control.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en nuestro país existen más de 8 mil casas de empeño. La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tiene registradas un total de 6 mil 861 casas de empeño.

De acuerdo con la Profeco, hay más de 5 mil 400 casas de empeño reguladas en el país, de las cuales 40 por ciento se sitúa en 5 entidades federativas: Sinaloa, Nuevo León, Jalisco, Veracruz y Guanajuato.

Sin embargo, la Asociación Nacional de Casas de Empeño indica que entre formales e informales, hay más de 6 mil 500 establecimientos, de los cuales 50 por ciento es de asistencia privada.

Es común observar en periódicos e inclusive en anuncios de radio, instituciones que prestan dinero con tasas de interés accesibles, que terminan siendo solamente el gancho para contraer deudas impagables, pues, poco a poco se van incrementando.

En México, de cada 100 personas que recurren a empeñar un bien para obtener un préstamo, 66 lo hacen en alguna de las instituciones de asistencia privada no lucrativas y 34 son clientes de negocios prendarios privados.

La gran mayoría de los usuarios, 84.2% empeña alhajas de oro. De los clientes de casas de empeño, 48.2% opinó que el dinero que les entregaron en préstamo fue poco para sus expectativas, y 37.6% de las personas destinaría el dinero del empeño para comprar alimentos.

Por ello, senadores solicitaron al  titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ricardo Sheffield Padilla, redoblar las acciones de supervisión y control sobre el funcionamiento de las casas de empeño en toda la República Mexicana para evitar abusos a los consumidores al inicio de año 2020.

El senador  del PT, Miguel A. Lucero Olivas,  demandó a la Profeco promover e implementar  los programas necesarios para concientizar y educar a los consumidores sobre la importancia del consumo responsable de manera permanente.

Recordó que un importante número de familias mexicanas acuden a estos prestadores de servicio de mutuo interés y garantía prendaria a dejar diversos artículos electrónicos, relojes, entre otros objetos, a fin de obtener un financiamiento para solventar un imprevisto, cubrir el gasto de su hogar.

Las casas de empeño y las instituciones de asistencia privada son las dos instituciones que ofrecen el servicio de préstamo con garantía prendaria.

Las primeras son fundaciones y asociaciones sin fines de lucro y las segundas son empresas privadas mercantiles.

La Ley Federal de Protección al Consumidor define a las casas de empeño como toda persona física o sociedades mercantiles no regulados por leyes financieras, que en forma habitual o profesional que realicen contrataciones u operaciones de mutuo con interés y garantía prendaria.

Los sujetos mencionados no podrán prestar servicios ni realizar operaciones de las reservadas por las leyes vigentes a las instituciones del sistema financiero nacional.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.